ARTROSCOPIA

¿Qué es la artroscopía?

La artroscopía es un procedimiento quirúrgico usado por los cirujanos ortopédicos para visualizar, diagnosticar y tratar problemas en las articulaciones.

La palabra artroscopía viene de dos palabras griegas, artro (articulación) y scopia (mirar), y juntos significan literalmente mirar dentro de la articulación. Durante la cirugía artroscópica el cirujano ortopédico hace una pequeña incisión en la piel del paciente y luego inserta un instrumento del tamaño de un lápiz, que contiene un pequeño lente y un sistema de luces para magnificar e iluminar la estructura dentro de la articulación. La luz es transmitida a través de fibras ópticas hasta la punta del artroscopio que ha sido insertado dentro de la articulación. Luego al conectar este artroscopio con una cámara de televisión miniatura, el cirujano puede observar el interior de la articulación a través de una incisión muy pequeña, en vez de una de más tamaño necesaria en caso de cirugía abierta.

La cámara de televisión conectada con el artroscopio muestra la imagen de la articulación en una pantalla de televisión, permitiendo así que el cirujano vea por ejemplo dentro de la rodilla, los cartílagos o ligamentos, o debajo de la rótula. El cirujano puede determinar la cantidad o el tipo de daño, y luego si es que es necesario reparar o corregir el problema.

¿Por qué es necesaria la artroscopía?

El diagnóstico de los daños en las articulaciones y sus enfermedades empieza con una revisión completa de la historia médica, examen físico, y generalmente radiografías. Exámenes adicionales también pueden ser necesarios, como una RM (resonancia magnética), o una TAC (tomografía axial computadorizada). Un diagnóstico final es efectuado a través del artroscopio, y éste puede ser más exacto que con el uso de cirugía abierta o estudios con radiografías.

¿Que se puede encontrar dentro de la articulación durante una artroscopia?

Las enfermedades y las lastimaduras pueden causar daños a los huesos, cartílagos, ligamentos, músculos y tendones. Algunas de las condiciones que se encuentran con más frecuencia durante un examen artroscópico de las articulaciones pueden ser:
– Inflamación
• Sinovitis que es la inflamación del revestimiento (sinovial) en la rodilla, hombro, codo, muñeca o el tobillo
– Lastimaduras agudas y crónicas
• Hombro: desgarre del manguito rotador, síndrome de impacto y luxaciones recurrentes
• Rodilla: desgarre del menisco (cartílago), condromalacia (desgaste o lastimadura del cartílago articular) y ruptura de los ligamentos cruzados causando inestabilidad
• Muñeca: síndrome del túnel del carpo
• Partículas desprendidas de hueso y/o cartílago: en la rodilla, hombro, codo, tobillo o la muñeca.
– Aunque el interior de casi todas las articulaciones puede ser observado con un artroscopio, seis articulaciones son examinadas más frecuentemente con este instrumento. Éstas incluyen rodilla, hombro, codo, tobillo, cadera, y la muñeca. A medida que los ingenieros de la tecnología electrónica realizan avances y nuevas técnicas son desarrolladas por los cirujanos ortopédicos, otras articulaciones también podrán ser tratadas con más frecuencia en el futuro.

¿Cómo se efectúa la cirugía artroscópica?

La cirugía artroscópica, aunque es mucho más fácil en términos de la recuperación de la cirugía abierta, todavía requiere el uso de anestesia y de equipo especial en el quirófano de un hospital o un quirófano para pacientes no internados (Hospital del día). Usted recibirá un anestésico general, espinal o una anestesia local, dependiendo de la articulación o del problema por resolver.

Una pequeña incisión (como del tamaño del ojal de un botón de camisa) será hecho para poder insertar el artroscopio. Varias otras incisiones pueden ser hechas para ver otras partes de esa articulación o insertar otros instrumentos.

Cuando es indicado, se efectúa una cirugía correctiva con instrumentos especialmente diseñados que son insertados dentro de la articulación a través de incisiones adicionales.
Al principio, la artroscopía era simplemente una herramienta para el diagnóstico y para hacer planes para ejecutar cirugía abierta estándar. Con el desarrollo de mejores instrumentos y técnicas para la cirugía, muchas patologías ahora pueden ser tratadas artroscópicamente.

¿Qué patologías pueden ser tratadas con la artroscopia?

Por ejemplo, muchos desgarres del menisco en la rodilla pueden ser tratadas con mucho éxito con el uso de la cirugía artroscópica. Algunos problemas asociados con la artritis también pueden ser tratados. Varios desordenes son tratados con una combinación de artroscopía y cirugía estándar.

• Procedimiento del manguito rotador.
• Reparación o resección de un cartílago rasgado (menisco) en la rodilla o el hombro.
• Reconstrucción de las rupturas del ligamento cruzado anterior en la rodilla
• Extirpación del revestimiento inflamado (sinovial) en la rodilla, hombro, codo, tobillo y la muñeca
• Liberación del túnel carpiano
• Reparación de ligamentos rasgados
• Extirpación de partículas sueltas de hueso o cartílago en la rodilla, hombro, codo, tobillo y muñeca

Después de la cirugía artroscópica, las pequeñas incisiones serán suturadas y cubiertas con un vendaje. Luego, usted será movido desde la sala de operaciones hasta un cuarto de recuperación. La mayoría de los pacientes no necesitan o necesitan una pequeña cantidad de medicación para el dolor. Antes de haber sido dado de alta, le darán a usted instrucciones acerca del cuidado de sus incisiones, las actividades que debe evitar, y cuales ejercicios tiene que hacer para ayudar a su recuperación. Durante las visitas de seguimiento, el cirujano inspeccionará sus incisiones, quitará los puntos y discutirá su programa de rehabilitación. La cantidad de cirugía requerida y el tiempo de recuperación van a depender de cuan complicado es su problema.

¿Cuáles son las ventajas de la cirugía artroscópica?

    A pesar de que la cirugía artroscópica ha recibido una gran cantidad de atención pública enfocada a su uso para el tratamiento de atletas profesionales y de alto rendimiento. La mayoría de los pacientes son sometidos a la cirugía artroscópica como pacientes no internados y regresan a sus hogares unas cuantas horas después de haber sido operados.
    VENTAJAS:
    • No requiere de hospitalización en la mayoría de los casos
    • Es fácil y de pronta recuperación
    • Es menos dolorosa
    • Hay menos complicaciones y secuelas

¿Cómo es la recuperación después de la cirugía artroscópica?

    Las pequeñas heridas de las incisiones se sanan en el transcurso de varios días. Los vendajes de la operación se pueden quitar al día siguiente después de la cirugía y unas bandas adhesivas pueden ser aplicadas para cubrir las pequeñas incisiones que se están sanando.
    Aunque las heridas de las incisiones son pequeñas y el dolor en la articulación que recibió la artroscopía es mínimo, generalmente toma varias semanas para que la articulación se recupere a su máximo. Un programa específico de actividades para la rehabilitación puede ser sugerido por su médico para apresurar su recuperación y para proteger el futuro funcionamiento de la articulación.
    No es raro que los pacientes puedan volver al trabajo o al colegio, para continuar sus actividades diarias dentro de unos pocos días. Los atletas y otros pacientes que están en una buena condición física pueden, en algunos casos, volver a sus actividades atléticas dentro de unas pocas semanas. De todas maneras, no se olvide que las personas que son sometidas a cirugía artroscópica pueden tener diferentes diagnósticos y condiciones que existían anteriormente, así es que cada cirugía artroscópica para cada paciente es única para esa persona. El tiempo de recuperación reflejará esta individualidad.
    Su ortopedista es un doctor que cuenta con un extensivo entrenamiento en el diagnóstico y los tratamientos quirúrgicos y no quirúrgicos para el sistema músculo-esquelético, que incluye los huesos, articulaciones, ligamentos, tendones, músculos y nervios.

¿Lo cubre mi seguro de gastos médicos?


Si se trata de un accidente, la mayoría de los seguros de gastos médicos mayores lo cubren. Los pagos de coaseguro y deducible son inherentes a la póliza del seguro que haya contratado. Si se trata de un padecimiento crónico – degenerativo, deberá cumplir con el “tiempo de espera” establecido en su póliza. (Algunos padecimientos pueden ser tratados hasta después de cierto tiempo de contar con el seguro). Habitualmente cuando su padecimiento se puede tratar de manera programada, enviamos un informe médico (los formatos generalmente se los proporcionan en la aseguradora o se pueden bajar de Internet) para que previo a su procedimiento usted cuente con una respuesta de su seguro. Lo más recomendable es que lea su póliza. La mayoría de los procedimientos ortopédicos están contemplados en las pólizas de seguros de gastos médicos mayores.